© 2021, miBalón Sport Marketing Agency. proud partner of Paperlabs Design_ESP
Compartir

Superliga europea de fútbol: impacto sobre el marketing deportivo


Alberto Rodríguez - 26/04/2021 - 0 comentarios

Estadio-Real-Madrid-fundador-Superliga

Equipos fundadores y razón de la Superliga Europea.

Para comprender qué es la Superliga Europea de fútbol y cómo se ha planteado debemos remontarnos al domingo 18 de abril de 2021. Ese día, 12 de los más importantes equipos de fútbol europeos comunicaron, como socios fundadores, la creación de esta nueva liga europea.

Florentino Pérez se hizo visible como presidente de la competición abanderando al Real Madrid. FC Barcelona y Atlético de Madrid lo acompañaban como clubes españoles integrantes. Completando el grupo inicial, se unían los ingleses Arsenal, Chelsea, Manchester United, Manchester City, Liverpool y Tottenham. AC Milán, Inter de Milán y Juventus fueron los representantes italianos.

El torneo lo completarían 3 equipos invitados posteriormente como permanentes y 5 adicionales. Éstos últimos clasificados cada año en términos de méritos deportivos “sobre la base del rendimiento de la temporada anterior”, según explicaba el comunicado emitido por el responsable de comunicación de la organización.

El planteamiento de esta nueva competición fue argumentado como solución a las dificultades económicas de los clubes y al declive del interés por parte de la audiencia en las clásicas competiciones continentales. Circunstancias agravadas además con la crisis económica y social derivada del coronavirus.

Se dispondría de un capital inicial financiado por el banco estadounidense JP Morgan de en torno a 3500 millones de euros. Los 15 clubes fundadores de la Superliga Europea serían inyectados con el reparto de este capital como pago único inicial. El resultado de la competición definiría el reparto por méritos deportivos entre todos los participantes. Así mismo, se establecería un techo de gasto para los participantes y una estructura piramidal solidaria entre las entidades que más recursos generan y las más modestas.

 

Respuesta de los organismos oficiales del fútbol.

Poco tardaban en pronunciarse en contra los representantes de las máximas competiciones. La UEFA, la Federación Inglesa de Fútbol y la Premier League, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y LaLiga, y la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) y la Lega Serie A se manifestaban públicamente para frenar el proyecto.

“Los clubes en cuestión no podrán jugar en ninguna otra competición a nivel nacional, europeo o mundial, y sus jugadores podrían verse privados de la oportunidad de representar a sus selecciones nacionales”, destacó la UEFA en su comunicado oficial.

Tras estas declaraciones, que además alentaban a los aficionados a sumarse en contra de la iniciativa, el mundo del fútbol salió a la calle para protestar en contra de la propuesta. De esta manera, los grandes equipos al margen del plan inicial y parte del mundo del fútbol se pronunciaban también en contra, principalmente en Inglaterra con manifestaciones multitudinarias. Esto último provocó el abandono del proyecto en primer lugar de sus equipos ingleses. Más tarde, les siguieron Atlético de Madrid y los clubes italianos, con lo que el plan inicial quedaba congelado.

 

Lectura en términos de marketing deportivo

Aunque se puede hablar de fracaso inicial, lo que está claro es que la situación del modelo económico del fútbol europeo no es sostenible. Los grandes clubes se han visto mermados en ingresos este último año por la ausencia de público en los estadios, unido a la dimensión de las altas fichas de sus estrellas.

Desde esta perspectiva, tenemos que analizar el problema como una guerra de competencias y de poder. Las Federaciones y organismos internacionales no han podido o no han sabido controlar estos problemas. Paralelamente, los clubes han contraído deudas, reducciones de salario y situaciones financieras insostenibles.

Con todo esto, hemos podido ver cómo marcas comerciales que patrocinan el deporte e incluso otras muy potentes ajenas a él se han desmarcado de la Superliga Europea de fútbol. No es de extrañar debido a la incertidumbre y el revuelo que se ha formado.

Lo que sigue presente es que los derechos de imagen y esponsorización de los futbolistas dependen de los contratos con los clubes y estos son los que generan valor para los patrocinadores, que saben aprovechar la pasión de los fans por sus estrellas. Los aficionados han dejado claro que quieren mantener el espíritu deportivo en las competiciones, y no dejar a nadie fuera. Por lo tanto, la imagen inicial de la Superliga no es buena.

 

Condenados a entenderse

Es posible que la solución al desinterés de la audiencia pase por ofrecer a los aficionados plataformas de pago por visión más asequibles, como ha ocurrido en el mundo de la música o el cine. Partidos más atractivos como plantea el proyecto y equilibrar el poder de los equipos y las federaciones.

El plan inicial se ha estancado por lo expuesto anteriormente, pero a nuestro entender, supondrá un catalizador para la negociación entre todas las partes que se antojaba necesaria.

Lo que parece claro es que, observando precedentes similares como el de la creación de la Euroliga de baloncesto, esto será un proceso inevitable y, como mínimo, igual de complejo.

 

Si estás relacionado con el mundo del deporte, miBalón puede ayudarte a construir una marca a la altura de tu potencial, Contacta con nosotros.

Puedes consultar más información sobre miBalón Marketing Deportivo aquí, o sobre nuestros servicios aqui.

Notícias relacionadas

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *